Blockchain

Un nuevo modelo de confianza

La confianza en la era digital

La digitalización avanza imparable en un entorno de conectividad ubicua, interacciones entre iguales (P2P) e inmediatez. El reto de establecer y mantener la confianza, la seguridad y la privacidad nunca ha sido mayor y los medios tradicionales para conseguirlo se van mostrando cada vez más inflexibles e ineficaces. Pero tecnologías como Blockchain ofrecen nuevas formas de asegurar y verificar intercambios con validez legal y sin intermediarios.

El origen de Blockchain

Blockchain surgió como un medio para establecer confianza entre las partes de una transacción que no tienen una relación de confianza, en el seno de la criptomoneda Bitcoin. Las entidades financieras tradicionales lo recibieron con escepticismo, debido a la falta de regulación y a la relación de Bitcoin con algunas actividades del mercado negro. Sin embargo, Blockchain se encuentra ahora en la agenda de todos, ya que se ve como un medio potencial para la transformación completa de los procesos existentes en banca, que podría eliminar unos 20.000 millones de dólares al año en costes de pagos y de cumplimiento regulatorio. El Foro Económico Mundial lo considera como una mega-tendencia emergente y es uno de los temas clave en la visión de Atos, Journey 2020.

La economía de los datos

Un aspecto clave de la era digital es que algunos tipos de datos se considerarán activos, y serán objeto de transacciones de manera similar al dinero fiduciario habitual. Por tanto, será necesario un medio para establecer contratos inteligentes que validen dichas transacciones. Blockchain puede ser parte de la solución, y por lo tanto aplicable en casi todas las industrias, desde fabricación (para la autenticación de transacciones en la cadena de suministro) hasta los medios de comunicación y la industria del contenido (para la gestión de derechos digitales – DRM). Atos lo ha empleado en una plataforma de fabricación digital para verificar transacciones de modelos virtuales para impresión 3D o para asegurar que se conserva la cadena del frío en el transporte de alimentos. Es más, a medida que vayan evolucionando los ecosistemas de transacciones en la Internet de las Cosas, será crítico establecer confianza entre entidades que carecen de ella de forma natural y surgirán muchos más casos de negocio.

Qué es Blockchain

Blockchain es un registro público de bloques de transacción que son verificables y auditables contra un protocolo acordado. Se protege criptográficamente y se distribuye entre una red de usuarios que funciona por consenso. El “comprometer” transacciones en el registro requiere que los “mineros” validen la adición de una nueva cadena de bloques al final de la cadena, de acuerdo con un protocolo “de prueba”. Las transacciones pueden reflejar transferencias sencillas de activos o contratos condicionales y autoejecutables más complejos (contratos inteligentes).

La Blockchain de Bitcoin utiliza cálculos de hash en un esquema de “prueba de trabajo” que hace que sea difícil y costoso extraer nuevos bloques, pero también virtualmente imposible cambiar el contenido de la cadena. Otras variantes de Blockchain proponen esquemas de “prueba de participación”, donde los derechos de minería de los usuarios son dictados por la cantidad de divisas que atesoran. Ambos sistemas tienen sus fortalezas y debilidades.

Los fundamentos de Blockchain

  • Sin confianza: el protocolo de Blockchain posibilita transacciones entre partes sin previa relación o confianza.
  • Distribuido: el Blockchain es copiado a, y validado por, muchos nodos de iguales.
  • De igual a igual: no hay autoridad central involucrada en las transacciones y por lo tanto no hay costes de intermediación.
  • Inmutabilidad: la seguridad criptográfica y el consenso de la comunidad de iguales dejan pocas probabilidades al fraude, la manipulación o la coerción.
  • De código abierto: ninguna entidad individual puede controlar el protocolo para su beneficio.

Los retos de Blockchain

  • Sostenibilidad: la minería de la variante “prueba de trabajo” de Blockchain requiere una capacidad de computación muy grande y costosa. Los mineros son actualmente recompensados ​​por sus esfuerzos, pero puede llegar el momento en el que la recompensa no justifique el coste de la minería.
  • Volatilidad: las valoraciones de Bitcoin han demostrado ser bastante volátiles en comparación con las de las principales monedas fiduciarias. Si su valor se hundiera, quizás como resultado de violaciones de seguridad, regulación inesperada o pérdida de confianza, Blockchain podría dejar de ser extraído y fracasaría.
  • Integridad: Blockchain se basa en cifrado muy seguro para mantener su integridad. Algunas tecnologías emergentes, como la computación cuántica, podrían hacer que los actuales esquemas de cifrado sean vulnerables a ataques de fuerza bruta.
  • Capacidad: actualmente existen limitaciones al volumen de transacciones que pueden manejar algunos esquemas de Blockchain. Esto podría limitar la viabilidad de algunos casos de uso, sobre todo en el caso de transacciones automáticas en un entorno de Internet de las Cosas.
  • Falta de gobernanza y protección: en la actualidad, en el caso del Blockchain público, hay poca o ninguna protección para los usuarios que requieren algún tipo de reembolso o compensación por una transacción. Si Blockchain se va a utilizar para facilitar las transacciones en industrias reguladas, esto tendrá que resolverse.

Sidechain

El concepto de “Blockchain Privado” o “Sidechain” (cadena lateral) puede ayudar a resolver algunos de los desafíos esbozados e impulsar numerosos casos de negocio. Pero dependiendo de qué enfoque se adopte, pueden requerir compromisos en algunos de los principios básicos. Por ejemplo: una entidad podría usar un Blockchain privado para mantener un registro de transacciones específicas de sus productos y servicios. El registro podría distribuirse a una red de pares que funcionen por consenso, pero el proceso de minería podría ser gestionado por un “administrador central” que garantice la capacidad y la sostenibilidad, y que facilite la gobernanza. También es posible prever que consorcios de competidores establezcan “cadenas comunitarias” para satisfacer un requisito específico del mercado con un conjunto adaptado de protocolos y procesos.

Conclusión

El interés de los bancos, de los gobiernos y de la industria aumenta con fuerza, provocando inversiones cada vez mayores en esta tecnología. Si se pueden aplicar debidamente los niveles de gobernanza adecuados, podrían originarse de golpe gran cantidad de casos de uso prácticos. Atos ha realizado pruebas de concepto en varios sectores y también impulsa nuevos casos de negocio en la edición 2017 del concurso internacional IT Challenge. Blockchain y sus derivados tienen el potencial de convertirse en uno de los principales medios de autentificación de transacciones de procesos de negocio, y su adopción podría ser generalizada hacia 2020.